Relaciones de pareja

Print Friendly, PDF & Email
0
0
0
s2sdefault

La pareja, la vida en pareja, resulta un elemento que divide a los y las jóvenes en cuanto a su importancia:

La mitad (50,1%) afirma que es “muy” o “bastante importante”, percepción más extendida a medida que aumenta la edad y la actividad (aquellos que trabajan tienden a valorarla en mayor medida). Búsqueda de estabilidad que se incrementa a medida que se progresa en el ciclo vital.

Sin embargo, no hay que olvidar que un 27,1% de jóvenes declara una importancia “regular” a tener pareja, un 13,8% que importa “poco” e incluso un 7,1% “nada”, lo que suma un 48% de jóvenes que le resta importancia. Perfiles de jóvenes de menor edad que todavía no desean vínculos fuertes.

 

Independientemente de la mayor o menor importancia atribuida a la pareja, es mayoritaria la preferencia por la pareja “tradicional” (única, con compromiso de largo plazo), fórmula que cuenta con el respaldo mayoritario (casi el 80% de los y las jóvenes la escogen como opción principal). De manera minoritaria, hombres –y especialmente entre los más jóvenes- apuestan algo más que ellas por modelos alternativos (parejas abiertas, pareja puntual sin compromiso, etc.). Perfiles de jóvenes inmersos en periodo de exploración.

Conjunto muy definido de atributos que “garantizan” el éxito de la relación, que pueden agruparse en categorías de sentido:

  • Atributos asociados a “vivencias”, categoría compuesta por un solo elemento, “divertirse juntos”, pero con distancia el más importante (lo escogen el 51% de los y las jóvenes)
  • Elementos asociados a valores de “confianza”, compuesto por “fidelidad absoluta” (41,3%) y “no tener secretos” (36,8%)
  • Atributos asociados a “compatibilidad”, formado por “atracción mutua” (32,8%) y “tener gustos e intereses comunes” (28,6%) y “relación sexual satisfactoria” (27,5%).

Sobre el sustrato común de elementos de éxito de una pareja, SENSIBLES DIVERGENCIAS EN LA APRECIACIÓN DE ESTOS ELEMENTOS en cuanto al género:

  • ELLAS apuestan algo o bastante más que ellos por atributos emocionales: “diversión”, “fidelidad”, “no tener secretos”, o la proyección a largo plazo de la pareja “compartir planes de futuro”. Y dan mucha más importancia a la autonomía de los miembros (lo escogen como importante el 23,6% frente al 11% de los hombres)
  • ELLOS dan algo más de relevancia que ellas a los elementos físicos de la relación; “atracción mutua”, “relaciones sexuales satisfactorias” y priman en mayor medida la afinidad de los miembros; “misma ideología”, “mismo nivel social/cultural”. Y están mas dispuestos que ellas a renuncias, como “saber ceder ante las demandas de la pareja” (10,5%)

La vida en pareja presenta aspectos que concitan grandes acuerdos, en especial aquellos que hablan de la equidad en los roles o del respeto de la autonomía y libertad de los miembros.

GRANDES CONSENSOS EN TORNO A LA VIDA EN PAREJA (acuerdos medios y altos o desacuerdos medios y altos en caso de formulación en negativo)

  • Igualdad en la toma de decisiones (“ambas personas deben tener capacidad de tomar decisiones en el seno de la pareja”)
  • Preservación de la autonomía individual y la intimidad (“tener espacios propios”, “no abandonar a las amistades por la pareja”, “no mirar el móvil”)
  • No subordinación vital por amor o tenencia de pareja (“no cambiar comportamientos para evitar conflictos”, “es indispensable el amor para sentirse realizado/a”, no “renunciar a uno mismo” por amor...)

Si bien ambos géneros están de acuerdo en estos principios relacionales, las mujeres muestran mayor firmeza en la vindicación de estos elementos.

Los elementos de disenso, de falta de acuerdo, se producen en buena medida en cuestiones que implican subordinación o renuncias por la vida en pareja, como “tener pareja implica la entrega absoluta a la otra persona” o “tener pareja siempre te va a quitar algo de libertad”. Las mujeres tienden a mostrar mucho más desacuerdo con estas afirmaciones que los hombres.

 

 

Print Friendly, PDF & Email