Prueba y detección de ansiedad de 3 minutos.  Obtenga resultados instantáneos.

Prueba y detección de ansiedad de 3 minutos. Obtenga resultados instantáneos.

¿Qué es un trastorno de ansiedad?

Todos nos sentimos ansiosos de vez en cuando, pero los trastornos de ansiedad son más que un ataque temporal de preocupación o miedo. Un trastorno de ansiedad se caracteriza por sentimientos persistentes y abrumadores de ansiedad, preocupación o miedo que son lo suficientemente intensos como para interferir con la vida cotidiana de una persona. Las personas con un trastorno de ansiedad experimentan un estrés desproporcionado con respecto a lo que les preocupa y no pueden dejar de lado estos pensamientos negativos. Pueden sentirse constantemente tensos y nerviosos, incluso si no están seguros de qué es exactamente lo que les preocupa.

¿Cuáles son los diferentes tipos de ansiedad?

Hay varios tipos de trastornos de ansiedad, incluido el trastorno de ansiedad generalizada, el trastorno de ansiedad social, el trastorno de pánico, la agorafobia, el trastorno de ansiedad por separación y las fobias específicas. Ejemplos de fobias específicas comunes incluyen pteromerhanophobia (miedo a volar), claustrofobia (miedo a los espacios cerrados) y aracnofobia (miedo a las arañas).

¿Cómo sé si tengo ansiedad?

La ansiedad es una reacción normal a muchas cosas en la vida que pueden hacernos sentir amenazados, desafiados o bajo presión. Sentirse ansioso de vez en cuando no es motivo de gran preocupación. Sin embargo, si experimenta una ansiedad persistente que se siente abrumadora, inolvidable e interfiere con su vida diaria, es posible que esté lidiando con los síntomas de un trastorno de ansiedad. Comuníquese siempre con un profesional de la salud mental para obtener asesoramiento experto sobre si sus síntomas cumplen con los criterios para un diagnóstico.

¿Por qué tengo ansiedad?

Las causas de la ansiedad y los trastornos de ansiedad son complejas. Es probable que una combinación de factores genéticos y ambientales influya en por qué algunas personas son más propensas a la ansiedad que otras. Algunos eventos, emociones o experiencias pueden hacer que sea más probable que los síntomas de ansiedad comiencen o empeoren; estos se conocen como desencadenantes. Los desencadenantes de ansiedad pueden causar ataques de pánico en algunas personas y difieren de una persona a otra, por lo que trabajar con un profesional de la salud mental para identificar cuáles son sus desencadenantes y cómo puede reaccionar ante ellos puede ser increíblemente útil.

¿Cómo me enfrento a la ansiedad?

Hay muchas formas de lidiar con la ansiedad y la combinación de una variedad de enfoques puede ayudar. Para aquellos con un trastorno de ansiedad diagnosticado, una combinación de psicoterapia junto con un plan de medicamentos puede ser muy eficaz. Para aquellos que experimentan ansiedad de vez en cuando, hay una variedad de técnicas de relajación que pueden probar que pueden calmar los sentimientos de preocupación o miedo: técnicas de respiración, meditación y relajación muscular progresiva son solo algunos ejemplos de técnicas que pueden probar. Encontrar una distracción, participar en una actividad física y hablar con alguien en quien confía también son excelentes opciones para aliviar la ansiedad cotidiana.

¿Cómo se trata la ansiedad?

El tratamiento para la ansiedad generalmente consiste en una combinación de psicoterapia (terapia de conversación) y medicación. La terapia cognitivo-conductual (TCC) es la forma más eficaz de psicoterapia para el trastorno de ansiedad generalizada. CBT enseña habilidades específicas para manejar sus preocupaciones y ayudarlo a regresar gradualmente a las actividades que ha evitado debido a la ansiedad.

¿Qué medicamentos se utilizan en el tratamiento de la ansiedad?

Se utilizan varios tipos de medicamentos en el tratamiento del trastorno de ansiedad generalizada, incluidos los antidepresivos (incluidos los ISRS y los SRNI), buspirona y benzodiazepinas. Siempre hable con su médico o profesional de la salud mental sobre los beneficios, riesgos y posibles efectos secundarios de los medicamentos para la ansiedad.

¿Cómo puedo usar el aceite de CBD para la ansiedad?

La investigación preliminar es prometedora con respecto a la capacidad del aceite de CBD para ayudar a aliviar la ansiedad. Aunque se necesita más investigación, específicamente en humanos y el trastorno de ansiedad generalizada para confirmar si el CBD puede reducir los síntomas de ansiedad, es posible que le interese hablar con su médico para determinar la dosis inicial adecuada para usted. Si bien el CBD generalmente se considera seguro, algunas personas que toman CBD pueden experimentar algunos efectos secundarios como diarrea, fatiga y cambios en el apetito. El CBD también puede interferir con ciertos medicamentos o suplementos dietéticos. Un estudio de caso sobre un niño menor de 18 años ofreció evidencia de que el CBD es eficaz como tratamiento alternativo seguro a los medicamentos psiquiátricos tradicionales para reducir la ansiedad y el insomnio.

¿Qué es la ansiedad social?

El trastorno de ansiedad social es una condición crónica de salud mental en la que las interacciones sociales causan ansiedad irracional. La ansiedad social es más que sentirse tímido. Las personas con ansiedad social tienen un miedo intenso a situaciones en las que otras personas podrían observarlas, juzgarlas, avergonzarlas o rechazarlas. Los síntomas son tan extremos que interfieren con la rutina diaria de la persona y le impiden participar en las actividades cotidianas.

¿Cómo puedo ayudar a alguien con ansiedad?

Conocer los síntomas de la ansiedad puede ayudarlo a darse cuenta y actuar cuando un ser querido está en peligro. Los comportamientos de ansiedad comunes incluyen evitar situaciones o eventos temidos (por ejemplo, niños con rechazo escolar), buscar consuelo, dudas e irritabilidad. La persona puede estar participando en un pensamiento de todo o nada o catastrofándose y demostrando su creencia de que sucederá lo peor. Si nota estos síntomas, evite decirle a la persona ansiosa que no se preocupe o restar importancia a sus sentimientos, lo que puede hacer que se sienta incomprendida y menospreciada. En cambio, sea un oyente activo, exprese su preocupación y reconozca lo difícil que es para ellos. Anímelos amablemente a hablar con un profesional de la salud mental o recurrir a las técnicas que han aprendido en la terapia, si ya están en tratamiento.

Deja un comentario