Las preguntas más importantes que tienen los padres sobre el autismo

Las preguntas más importantes que tienen los padres sobre el autismo

Los números son abrumadores y siguen creciendo. Hoy, 1 de cada 59 niños nacidos en los EE. UU. Será diagnosticado con trastorno del espectro autista o TEA. En una escala más amplia, el 1 por ciento de todos los niños del mundo se verán afectados por este trastorno del desarrollo. El autismo es tratable, pero no curable. Y constantemente se están desarrollando nuevos tratamientos. Si su hijo fue diagnosticado recientemente, estas son las preguntas que probablemente esté haciendo en este momento.

¿Cuándo comienza a ver los signos del autismo?

Los signos de autismo suelen aparecer durante la primera infancia, con una edad promedio de diagnóstico de 3 a 6 años, aunque a algunos niños se les diagnostica desde los 2 años. Algunas de las conductas asociadas con el autismo incluyen retraso en el aprendizaje del lenguaje, dificultad para hacer contacto visual o mantener una conversación, intereses estrechos e intensos, habilidades motoras deficientes y sensibilidades sensoriales. Una vez más, una persona en el espectro puede seguir muchos de estos comportamientos o solo algunos, o muchos otros además.

¿Cuáles son las señales de advertencia del trastorno del espectro autista?

Tenga en cuenta que el diagnóstico del trastorno del espectro autista se aplica en función del análisis de todos los comportamientos y su gravedad, pero estos son los principales comportamientos que pueden indicar autismo.

  1. No habla o tiene retraso en el habla
  2. Dificultad para comprender los sentimientos de otras personas o expresar los propios.
  3. Realiza movimientos repetitivos como mecerse, girar, aletear con las manos
  4. Se resiste a abrazar o abrazar
  5. Poco o ningún contacto visual
  6. Falta de interés en las relaciones con los compañeros.
  7. Prefiere estar solo
  8. Falta de juego espontáneo o de fantasía
  9. Sensibilidad sensorial a la luz, el sonido o el tacto, pero posible indiferencia al dolor o la temperatura.
  10. Fijación persistente en objetos, o partes de objetos, como las ruedas de un juguete.

¿Qué pasa si mi hijo muestra algunos de estos síntomas?

No significa necesariamente nada. ¿Por qué? Los síntomas del trastorno varían tanto que estos signos no significan que su hijo tenga autismo. Pero, si su hijo muestra estos comportamientos, dígaselo a su pediatra. Hay muchas cosas diferentes, incluidas las demoras normales, que pueden estar sucediendo. Sea lo que sea, probablemente te hará sentir mejor obtener una opinión profesional. Si su médico está preocupado, solicite una derivación a un especialista que pueda realizar una evaluación más detallada.

Los especialistas incluyen:

  • Pediatras del desarrollo: médicos que tienen una formación especial en el desarrollo de niños con necesidades especiales.
  • Neurólogos infantiles: médicos que se centran en el cerebro, la columna vertebral y el sistema nervioso.
  • Psicólogos o psiquiatras infantiles: aquellos que se especializan en el desarrollo infantil y el trastorno del espectro autista.

¿Cómo se diagnostica el autismo?

Aquí está el trato: no hay análisis de sangre, escáner cerebral u otra prueba objetiva que pueda diagnosticar definitivamente el autismo, aunque los investigadores están tratando activamente de desarrollar dicha prueba. El diagnóstico de un trastorno del espectro autista implica dos pasos: una evaluación del desarrollo y una evaluación diagnóstica integral. Aunque el TEA se puede diagnosticar a los 2 años, la mayoría de los niños no son diagnosticados con TEA hasta después de los 4 años.

La evaluación del desarrollo busca ver si los niños están aprendiendo habilidades básicas cuando deberían, o si pueden tener retrasos en el desarrollo. El siguiente paso para el diagnóstico es una evaluación integral, que es una revisión en profundidad que analiza el comportamiento y el desarrollo general del niño, y generalmente incluye una entrevista con los padres. A menudo se acompañan de exámenes de detección de la vista y la audición, junto con pruebas neurológicas y genéticas.

¿Es importante un diagnóstico temprano?

Si. He aquí por qué es realmente importante: la identificación temprana significa intervención temprana, que puede conducir a ganancias significativas en el coeficiente intelectual, la comunicación y la interacción social según un estudio completo reciente. Los servicios incluyen terapia para ayudar al niño a caminar, hablar y relacionarse con los demás. Esto puede tener un gran impacto en el comportamiento, el funcionamiento y el bienestar futuro de un niño. Pero lo contrario también es cierto: sin una intervención temprana, los síntomas del autismo pueden empeorar.

¿Qué significa el espectro?

El autismo, o TEA, para el trastorno del espectro autista, puede causar importantes desafíos sociales, de comunicación y de comportamiento, y se define por un conjunto específico de comportamientos que se manifiesta como una “condición del espectro” que afecta a las personas de manera diferente y en diversos grados, desde superdotados hasta gravemente impedido. Las habilidades cognitivas, de aprendizaje y de resolución de problemas de las personas con autismo tienen una amplia gama, repartidas en un espectro de gravedad. Algunos con TEA necesitarán mucha ayuda en su vida diaria, mientras que otros necesitarán menos.

TEA como término de diagnóstico, ahora incluye una serie de afecciones que solían diagnosticarse por separado: síndrome de Asperger, trastorno autista, trastorno generalizado del desarrollo no especificado de otra manera o PDD-NOS). Todas estas condiciones se han incluido ahora bajo el término general de trastorno del espectro autista.

¿Qué es dos veces excepcional?

Los niños superdotados con autismo a menudo se denominan dos veces excepcionales. Es un término que se les ocurrió a los educadores hace algunas décadas para abordar las habilidades excepcionales que tienen algunos niños con discapacidades. El cuarenta y cuatro por ciento de los niños diagnosticados con TEA tienen una capacidad intelectual promedio o superior al promedio, según un estudio de 2018 por el Centro para el Control de Enfermedades, o CDC.

¿Qué causa el autismo?

¿La historia corta? Los investigadores no conocen la causa exacta del autismo. Y debido a que el trastorno es complejo y no hay dos personas que experimenten el autismo de la misma manera, es probable que haya muchos factores contribuyentes. Pero esto es lo que sí sabemos: vínculos con la herencia, la genética (más de 100 genes se han relacionado con el autismo), los riesgos ambientales y los problemas médicos están relacionados con el trastorno del espectro autista. Por ejemplo, los niños que tienen un hermano con autismo tienen un mayor riesgo de desarrollar TEA. Los escáneres cerebrales muestran diferencias en las estructuras cerebrales de los niños con autismo en comparación con los niños neurotípicos. Es importante tener en cuenta que un mayor riesgo no es lo mismo que una causa; la correlación no es una causalidad.

¿Las vacunas causan autismo?

Queremos ser claros aquí: no hay evidencia científica de que las vacunas causen autismo. Tanto la Academia Estadounidense de Pediatría como los CDC han recopilado docenas de estudios que no muestran ninguna conexión entre las vacunas y el autismo. Aquí está la historia corta: para muchas familias, el diagnóstico de autismo se corresponde con el momento de las vacunas de su hijo, de ahí la teoría de que las vacunas tuvieron la culpa. Los científicos han realizado una extensa investigación durante los últimos 20 años y la investigación es clara: las vacunas no causan autismo.

¿Existe una cura para el autismo?

El autismo es tratable, pero no curable. Las personas con autismo no “superan” el autismo, pero los estudios muestran que el diagnóstico y la intervención tempranos conducen a resultados significativamente mejores. La clave del rompecabezas es comprender que no existe un tratamiento único para todos. Así como no existe un síntoma o comportamiento que identifique a las personas con autismo, no existe un tratamiento único que sea eficaz para todas las personas del espectro.

El tratamiento para el autismo suele ser un enfoque de múltiples frentes, centrado en una combinación de diferentes terapias, adaptadas a las necesidades y síntomas del individuo. Estos son algunos de los tratamientos más efectivos disponibles en la actualidad: análisis conductual aplicado (ABA), procesamiento sensorial, fisioterapia, terapia del habla, terapia farmacológica, musicoterapia y terapia asistida por animales, particularmente con caballos, también conocida como terapia equina.

¿Puede el cannabis ayudar al autismo?

La evidencia de que los cannabinoides, como el CBD, pueden ayudar a mejorar la calidad de vida de las personas autistas ha sido, hasta hace poco, anecdótica pero ensayos clínicos (muchos de Israel) están proporcionando datos basados ​​en evidencia de que el cannabis puede tener un impacto beneficioso en las personas con TEA. Una nota al margen: el CBD es un tipo de cannabinoide y no produce intoxicación. Es un compuesto no psicoactivo, a diferencia de la marihuana que tiene THC o tetrahidrocannabinol, y es el compuesto psicoactivo del cannabis.

Para aquellos con autismo severo de “bajo funcionamiento”, los síntomas pueden ser pronunciados: los niños se involucran en comportamientos repetitivos a veces dañinos como golpearse la cabeza y mecerse. No pueden dormir. Tienen ataques explosivos de ira. Es posible que algunos nunca aprendan a hablar. Sin cura para el autismo, la mayoría de estos síntomas se tratan con medicamentos destinados a la depresión, el TDAH o la ansiedad que pueden ayudar durante varias horas, pero tienen efectos secundarios importantes como el insomnio y el aumento de peso. No es una situación ideal. Ahí es donde entra el cannabis. El cannabis recetado para el autismo es una cepa especial producida originalmente para pacientes con epilepsia, con una proporción de 20 a 1 de CBD a THC, que ha demostrado ser muy eficaz para tratar ambas afecciones en ensayos clínicos. Sin embargo, es importante señalar que esta forma de cannabis, que se administra como un aceite que se toma por vía oral, solo se prescribe para los pacientes más graves, que en su mayoría son no verbales y en ocasiones violentos, con un enfoque particular en aquellos que tienen no respondió bien a los medicamentos actuales para el autismo. Se cree que la pequeña cantidad de THC influye en la eficacia del tratamiento.

¿Cuáles son los datos detrás del cannabis y el autismo?

De acuerdo a el estudio realizado por el Dr. Adi Aran en Israel, después del tratamiento con cannabis, los brotes de comportamiento mejoraron mucho o mejoraron mucho en el 61 por ciento de los pacientes. Los problemas de ansiedad y comunicación mejoraron mucho o mucho en un 39 por ciento y un 47 por ciento, respectivamente. Los comportamientos disruptivos mejoraron en un 29 por ciento. Y los padres informaron menos estrés, una mejora del 33 por ciento. Un hallazgo bastante impresionante. Sobre la base de estos resultados prometedores, se planea un ensayo clínico más amplio. Y ahora, los investigadores estadounidenses se están subiendo al tren y se están planificando ensayos clínicos en el Centro Montefiore de Nueva York, la Universidad de Nueva York y la Universidad de California en San Diego.

¿Qué sigue en el tratamiento?

Cuanto mejor diagnostiquemos los trastornos del espectro autista, más medicamentos necesitamos para mantener el ritmo. Históricamente, los investigadores han luchado por crear buenos medicamentos para tratar el autismo, y el que puede ser el más efectivo todavía se encuentra bajo una nube de obstáculos culturales y obstáculos legales. Pero no todos los gobiernos son iguales. Israel está liderando la carga con la investigación del cannabis medicinal, con el sector público y privado trabajando en conjunto. ¿Nos pondremos al día? Esperemos que sí, porque para las personas con autismo, esta puede ser una de las mejores opciones de tratamiento.

Fuentes de artículos

Última actualización: 17 de agosto de 2020

Deja un comentario