La Organización Mundial de la Salud (OMS) define la condición de salud mental

La Organización Mundial de la Salud (OMS) define la condición de salud mental

En la última edición de su Clasificación Internacional de Enfermedades (CIE), la Organización Mundial de la Salud (OMS) agregó una nueva forma de adicción denominada “trastorno de juego. “

La OMS define el trastorno del juego como un patrón de comportamiento de juego (incluidos los juegos digitales y los videojuegos) caracterizado por un control deficiente sobre los juegos, una mayor prioridad dada a los juegos sobre otros intereses y prioridades, y juegos continuos o intensificados a pesar de las consecuencias negativas del comportamiento.

Para cumplir con la clasificación ICD de trastorno del juego, el comportamiento debe ser lo suficientemente grave como para provocar un deterioro significativo en las áreas de funcionamiento personal, familiar, social, educacional u ocupacional durante un período de doce meses.

El trastorno del juego no se identifica actualmente como un trastorno en el Manual diagnóstico y estadístico de trastornos mentales, quinta edición (DSM-5), pero se identifica en el índice como una condición que requiere más investigación clínica antes de que se incluya como un trastorno formal.

¿Mi hijo es adicto a los videojuegos?

Los videojuegos pueden ser muy divertidos e incluso pueden usarse como herramienta de aprendizaje en algunos casos. Para muchos niños y adolescentes, los videojuegos son una forma de conectarse con sus compañeros y desahogarse. Los juegos se vuelven problemáticos para niños y adolescentes cuando el comportamiento afecta negativamente su vida diaria. Hágase estas preguntas:

  • ¿Los juegos afectan la capacidad de mi hijo para completar la tarea, llegar a la escuela a tiempo o concentrarse en las necesidades educativas?
  • ¿Los juegos tienen un impacto negativo en las relaciones de mi hijo con sus padres, hermanos, otros miembros de la familia o compañeros?
  • ¿Mi hijo experimenta arrebatos incontrolables cuando se le dice que deje de jugar, incluida la agresión física?
  • ¿Los juegos tienen prioridad sobre otras áreas de la vida de mi hijo?
  • ¿El juego impide hábitos saludables como la alimentación, la higiene y el ejercicio?
  • ¿Los juegos provocan cambios significativos en el estado de ánimo?

Un porcentaje muy pequeño de jugadores en realidad padece un trastorno del juego según lo define la OMS, pero los juegos problemáticos pueden afectar negativamente a los niños y adolescentes y aumentar con el tiempo.

¿Por qué mi hijo se concentra en los juegos?

Los juegos activan el centro de recompensa del cerebro, que libera dopamina, a veces conocida como una de las “hormonas del bienestar”. La dopamina se asocia con sentimientos de euforia, felicidad, concentración y motivación. Cuando un videojuego le da a un niño una emoción al permitirle alcanzar un nuevo puntaje alto o derrotar a un oponente, la dopamina puede aumentar. Esto resulta en una sensación temporal de felicidad.

Los videojuegos pueden ser divertidos y atractivos para niños y adolescentes, por lo que no debería sorprender que sean una opción popular para llenar el tiempo de inactividad, pero cuando el atractivo va más allá de la diversión, puede ser motivo de preocupación. Para los niños que luchan con la confianza en sí mismos, el éxito en los juegos puede aumentar los sentimientos de autoestima. Después de un día difícil en la escuela o de tener dificultades para conectarse con sus compañeros, jugar bien un juego puede desencadenar emociones positivas. Los juegos también pueden servir como un escape de la realidad. Para un niño que está socialmente aislado o que vive en una situación familiar difícil (divorcio, separación, conflicto matrimonial), entrar en un mundo virtual puede proporcionar una sensación de alivio del estrés de la vida diaria.

Todos los niños son diferentes y hay una variedad de razones por las que algunos niños se sienten atraídos por los juegos. Conocer el interés específico de su hijo en los juegos es la mejor manera de determinar si los juegos brindan o no una salida saludable o podrían volverse problemáticos.

¿Hay beneficios para los juegos?

Aunque los padres están condicionados a preocuparse por los peligros potenciales de los juegos, hay algunos aspectos positivos. Una revisión de investigación publicada en Fronteras Los jugadores encontraron mejoras en varios tipos de atención, incluida la atención sostenida o la atención selectiva. Las regiones del cerebro involucradas en la atención también son más eficientes en los jugadores y requieren menos activación para mantener la atención en tareas exigentes.

También hay evidencia de que los videojuegos pueden aumentar el tamaño y la eficiencia de las regiones del cerebro responsables de las habilidades visuoespaciales. Estas habilidades nos ayudan a completar tareas cotidianas como estimar la distancia entre dos objetos (estacionar un automóvil) o rotar objetos mentalmente (imaginar el lugar que alguien menciona al dar instrucciones).

Para los niños que tienen dificultades para ingresar a grupos o iniciar conversaciones, los videojuegos pueden ser una forma divertida de conectarse con un compañero. Sin embargo, cabe señalar que los juegos no reemplazan el desarrollo de habilidades sociales. Una cosa es usar los juegos para generar una conexión a través de una actividad compartida, pero es problemático cuando los niños solo pueden conectarse con otros niños a través de los juegos.

¿Son algunos niños más susceptibles a los juegos problemáticos que otros?

Si bien clasificar el trastorno del juego como una adicción al comportamiento sin duda ayudará a algunas personas a acceder a los recursos que necesitan, también corre el riesgo de patologizar un comportamiento normal. Es importante evaluar cada caso específico con cuidado para determinar si los juegos entran en el rango de comportamiento normal relacionado con la edad, comportamiento problemático que requiere ayuda o una adicción que requiere tratamiento.

Existe alguna evidencia que asocia la adicción a los videojuegos con la depresión, el trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH) y el trastorno obsesivo compulsivo (TOC).[ii] Sin embargo, no está claro si existe o no una relación de causa y efecto. Los niños y adolescentes ya diagnosticados con estos trastornos pueden buscar juegos para hacer frente a las emociones, conectarse con otros o sentirse exitosos.

Qué hacer si cree que su hijo es adicto a los juegos:

Los juegos pueden provocar sentimientos de irritabilidad en algunos niños. También puede provocar luchas de poder, derrumbes y comportamientos furtivos. Si bien todos estos comportamientos pueden ser problemáticos dentro de las familias, no necesariamente cumplen con el criterio ICD-11 para el trastorno del juego. Independientemente, si los juegos afectan negativamente a su familia, es hora de buscar ayuda externa.

Siga estos pasos para determinar qué necesita su familia para restaurar un equilibrio emocional saludable:

  • Evaluación del pediatra de su hijo: siempre es una buena idea consultar con su médico de atención primaria para un chequeo completo como primer paso.
  • Evaluación de un profesional de la salud mental con licencia. Los resultados de esta evaluación le ayudarán a usted y a su terapeuta a determinar un plan de tratamiento. Esto puede incluir terapia individual (incluida la terapia cognitivo-conductual), terapia familiar y / o terapia grupal.
  • Entrenador o terapeuta de crianza de los hijos. Si los juegos tienen un impacto negativo en la familia, puede ser útil que los padres busquen la ayuda de un terapeuta que se especialice en la crianza de los hijos para aprender a establecer límites saludables en torno a la tecnología y los juegos, trabajar en las luchas de poder y las crisis desde una perspectiva positiva, y ayudar a los El niño afronta las emociones y otros factores que contribuyen al comportamiento de juego.
  • Tratamiento de adicciones. Si se determina que un niño tiene un verdadero trastorno del juego, se requiere tratamiento con un especialista en adicciones.

Los niveles saludables de juego pueden volverse problemáticos silenciosamente si no se controlan. Cuando las familias adquieren el hábito de hablar sobre juegos, revisarse y ayudarse mutuamente a cumplir con los límites familiares relacionados con la tecnología y los juegos, y priorizar hábitos saludables, es posible crear hábitos de juego saludables que sean divertidos para toda la familia.

Fuentes de artículos

Última actualización: 28 de agosto de 2018

Deja un comentario