Glosofobia (Miedo a hablar en público): ¿Es usted glosofóbico?

Glosofobia (Miedo a hablar en público): ¿Es usted glosofóbico?

La glosofobia, o miedo a hablar en público, es una fobia muy común y se cree que afecta hasta al 75% de la población. Algunas personas pueden sentir un ligero nerviosismo ante la sola idea de hablar en público, mientras que otras experimentan pánico y miedo. Pueden tratar de evitar situaciones de hablar en público a toda costa o si deben hablar en público, soportan un apretón de manos y una voz débil y temblorosa. ¿Cómo superar el miedo a hablar en público? Con persistencia y preparación, es completamente posible vencer la glosofobia.

“El miedo a hablar en público es más común en los pacientes más jóvenes que en los mayores y puede ser más frecuente en las mujeres que en los hombres”, dice Jeffrey R. Strawn, MD, FAACAP, profesor asociado de psiquiatría y pediatría y director de la Programa de investigación de trastornos de ansiedad en el Departamento de Psiquiatría y Neurociencia del Comportamiento de la Universidad de Cincinnati. “Sabemos que algunas personas tienden a tener más ansiedad relacionada con ciertas circunstancias en las que puede haber miedo a la evaluación y la vergüenza”.

El miedo a hablar en público a menudo está presente en las personas con trastorno de ansiedad social, dice el Dr. Strawn, y estos trastornos de ansiedad social pueden afectar del 5 al 9% de los estadounidenses. “Sin embargo, es importante señalar que no todas las personas con miedo a hablar en público padecen un trastorno de ansiedad social u otro trastorno psiquiátrico”, explica. “Para un diagnóstico de un trastorno psiquiátrico, generalmente se requiere un deterioro funcional claro”.

El artículo continúa a continuación

¿Le preocupa que pueda tener ansiedad social?

Realice nuestra prueba de trastorno de ansiedad social de 2 minutos para ver si puede beneficiarse de un diagnóstico y tratamiento adicionales.

Realice la prueba de ansiedad social

Los síntomas de la glosofobia

La glosofobia causa una variedad de síntomas como:

  • Aumento de la presión arterial
  • Aumento de la transpiración
  • Boca seca
  • Una rigidez de los músculos de la espalda superior.
  • Náuseas y sensación de pánico ante la necesidad de hablar en público.
  • Ansiedad intensa ante la idea de hablar frente a un grupo.

Causas de la glosofobia

La mayoría de las fobias parecen aparecer de la nada, y a menudo comienzan en la niñez o en la edad adulta temprana. Una fobia puede surgir debido a una combinación de tendencias genéticas y otros factores ambientales, biológicos y psicológicos. Las personas que temen hablar en público pueden tener un miedo real de sentirse avergonzadas o rechazadas.

La glosofobia puede relacionarse con las experiencias anteriores de uno, dice el Dr. Strawn. “Una persona que tiene una mala experiencia al hablar en público puede temer que se repita esa experiencia previa cuando intente hablar de nuevo”, admite.

O si a una persona se le dice que hable con un grupo en el lugar sin posibilidad de preparación previa, y no va bien, puede comenzar a temer hablar en público.

Opciones de tratamiento

La glosofobia es tratable y, en general, los tratamientos y ejercicios basados ​​en la exposición son los más útiles, dice el Dr. Strawn.

En la terapia de exposición, a un individuo se le enseñan habilidades de afrontamiento y, con el tiempo, aprende a manejar la situación que está causando el miedo. La terapia cognitivo-conductual (TCC) es útil porque ayuda a una persona a controlar eficazmente sus síntomas.

Las personas con glosofobia también pueden beneficiarse del manejo de la ansiedad y las técnicas de relajación, y se puede recomendar una combinación de varios tratamientos.

“En las personas con un trastorno de ansiedad social acompañado de miedo a hablar en público, los medicamentos pueden ser útiles, especialmente cuando se combinan con psicoterapia”, dice el Dr. Strawn.

Pasos de acción

Estar preparado. Si desea superar su miedo a hablar en público, organícese con anticipación. Trate de visitar el lugar donde dará su charla y revise cuidadosamente todo el equipo de antemano. Y aprenda todo lo que pueda sobre su tema con mucha antelación. Esto hace que sea menos probable que diga algo incorrecto o se desvíe del camino. Si se desvía un poco, conocer bien el tema aumentará sus probabilidades de recuperarse rápidamente.

La práctica hace la perfección. No se limite a “dar” su presentación completa a una audiencia voluntaria una vez. Hágalo varias veces con amigos, familiares o cualquier otra persona con la que se sienta cómodo. Solicite comentarios y revise los comentarios de todos con atención. Es posible que incluso desee hacer un video de su discurso para poder verlo y hacer las revisiones que crea que lo mejorarán.

Preste atención al material en cuestión, en lugar de a su audiencia. Generalmente, una audiencia se centra en la nueva información que está escuchando en lugar de en cómo se presenta. Lo más probable es que ni siquiera noten su inquietud.

No tengas miedo de los sonidos del silencio. Cuando pierde momentáneamente la noción de lo que está diciendo, puede sentirse nervioso y sentir que ha estado en silencio para siempre. Pero probablemente no sea más de unos segundos, así que simplemente respire lenta y profundamente y continúe. Recuerda que incluso si el momento de silencio fue más largo que un momento, también está bien. Su audiencia probablemente pensó que la pausa fue planeada y no les importará un poco.

Fuentes de artículos

Última actualización: 12 de septiembre de 2019

Deja un comentario