¿Es usted un padre con trastorno de ansiedad?  Cómo evitar transmitir ansiedad

¿Es usted un padre con trastorno de ansiedad? Cómo evitar transmitir ansiedad

La ansiedad es parte de la experiencia humana y, a veces, la palabra “ansiedad” se diluye. La gente se preocupa por una amplia variedad de cosas. Las finanzas, la estabilidad laboral, las relaciones, la crianza de los hijos, la salud y la seguridad vienen a la mente como preocupaciones comunes en el día a día. Sin embargo, no todas las preocupaciones se califican como ansiedad.

Los trastornos de ansiedad incluyen trastornos que comparten características de miedo y ansiedad excesivos que afectan negativamente el funcionamiento. Para los niños, esto podría significar que la ansiedad les dificulta llegar a la escuela todos los días, hacer y mantener amigos, dormir por la noche o concentrarse en el aula. Para los adultos, el trabajo, las relaciones románticas, las amistades, las finanzas y la salud física pueden sufrir. La ansiedad se manifiesta de muchas formas (físicas, emocionales y conductuales), y hay varios trastornos que se incluyen en los “trastornos de ansiedad”.

Una pregunta que los padres suelen hacer es: “¿Puede mi ansiedad causar ansiedad a mis hijos?” Las investigaciones muestran que la ansiedad tiene un componente genético. Genético estudios muestran una tasa de heredabilidad del 30-67% para los trastornos de ansiedad. Si un familiar de primer grado de un niño tiene un trastorno de ansiedad, existe la posibilidad de que el niño también desarrolle ansiedad a lo largo de su vida.

La otra pregunta a considerar es la siguiente: ¿Puede la ansiedad ser contagiosa? Resulta que la ansiedad no es simplemente una cuestión de genética. Los padres y los niños pueden afectar los comportamientos ansiosos de los demás con solo vivir juntos. Un estudio publicado en el Revista estadounidense de psiquiatría analizaron casi 900 familias con gemelos adultos que tenían hijos para determinar el efecto de la influencia ambiental sobre la ansiedad. Los resultados mostraron un fuerte apoyo de la transmisión ambiental de la ansiedad de padres a hijos, independientemente de la genética. En esencia, este estudio mostró que los comportamientos ansiosos se pueden aprender y que el comportamiento ansioso de un niño también puede aumentar el comportamiento ansioso de los padres. La buena noticia de esta investigación es que los padres pueden desempeñar un papel activo en la reducción de la ansiedad de sus hijos cambiando su propio comportamiento y modelando habilidades de afrontamiento efectivas.

Tenga cuidado con estos posibles comportamientos ansiosos en su familia:

Charla ansiosa

Los niños son magistrales oyentes en los momentos equivocados. Si bien es posible que repita las mismas instrucciones una y otra vez sin éxito, también puede descubrir que el momento en que sus hijos sintonizan es exactamente el momento en que cree que está teniendo una conversación privada con otro adulto.

Es importante procesar los pensamientos ansiosos con alguien que lo escuche y lo ayude a resolverlos, pero es igualmente importante tener en cuenta que los niños tienden a llenar sus espacios en blanco por sí mismos cuando escuchan pequeños fragmentos de información potencialmente aterradora. Hablar con tus amigos sobre tus temores de un tiroteo en la escuela es saludable; Hablar con ansiedad sobre este tema delante o cerca de sus hijos puede aumentar sus miedos y preocupaciones.

Los niños observan los miedos, las preocupaciones y las conversaciones ansiosas de sus padres y pueden interiorizar este tipo de pensamiento.

El artículo continúa a continuación

¿Podría usted o su hijo estar sufriendo de ansiedad?

Responda nuestro cuestionario de ansiedad de 2 minutos para ver si puede beneficiarse de un diagnóstico y tratamiento adicionales.

Haga el cuestionario de ansiedad

Comportamientos de evitación

Si te desencadenan miedos específicos, puedes responder evitando el miedo. Incluso podría respaldar esto discutiendo repetidamente el origen del miedo. Si, por ejemplo, cruza la calle cada vez que se encuentra con un perro, también puede mencionar la vez que lo mordió un perro cuando era niño para explicar por qué considera que los perros son impredecibles. Esta es una reacción común a un miedo basada en experiencias previas. El problema con esto es que los niños se dan cuenta de las conductas de evitación de sus padres. En este caso, el mensaje que reciben es que todos los perros dan miedo e impredecibles y deben evitarse.

Trabajar a través de miedos específicos requiere tiempo y práctica. Para evitar compartir esos miedos con sus hijos, solicite la ayuda de su cónyuge u otro adulto en sus vidas para asegurarse de que sus hijos tengan una exposición saludable a sus factores desencadenantes sin que suene la alarma. En el caso del miedo a los perros, su cónyuge puede llevar a sus hijos a un día de adopción de mascotas para que los miren y a los perros y gatos para que se vuelvan insensibles a la preocupación por la imprevisibilidad.

Conductas de protección

Los comportamientos de crianza negativos que desencadenan la ansiedad pueden incluir comportamientos que intentan proteger a los niños de cualquier daño potencial. Las advertencias frecuentes de tener cuidado al jugar y poner límites a qué tan alto pueden escalar los niños o desde dónde pueden saltar son ejemplos de cómo proteger a los niños mientras juegan. El mensaje aquí es bastante claro: jugar es peligroso y te lastimarás.

Los niños deben participar en una toma de riesgos saludable para que puedan ver de lo que son capaces y aprender a tomar decisiones saludables. Cuando los padres protegen a los niños de posibles amenazas que podrían no existir en realidad, los niños se preocupan por volverse reacios al riesgo.

Los padres pueden reducir la transmisión ambiental de conductas ansiosas tomando los siguientes pasos:

Conozca sus propios factores desencadenantes

Mantener un rastreador de activación para sus propios pensamientos ansiosos lo ayudará a determinar qué lo hace sentir ansioso y dónde podría necesitar ayuda. A veces, la ansiedad se desencadena por miedos específicos, pero también puede desencadenarse por ciertos lugares y eventos, cantidades abrumadoras de estrés o interactuar con otros.

Cuando se sienta ansioso, anote lo que está sucediendo, la hora del día y lo que estaba pensando o haciendo justo antes de sentir la oleada de síntomas de ansiedad. Cuando vea emerger un patrón, puede identificar sus puntos gatillo.

Fomente los riesgos saludables

Cuando los niños aprenden a esforzarse y evaluar sus fortalezas y debilidades en sus propios términos, descubren cómo prosperar en este mundo. Si ver a sus hijos escalar una pared de roca activa su alarma, pídale a un amigo que se una a usted en el parque para que pueda dar un paseo rápido cuando se sienta ansioso. Si socializar en grupos grandes le resulta difícil pero quiere que sus hijos se sientan cómodos en grupos, déjelos en las fiestas o envíelos con su cónyuge u otro adulto.

Los niños necesitan estímulo para asumir riesgos saludables. No tienes que unirte a ellos en esa montaña rusa, pero tienes que dejar que lo intenten.

Hable sobre habilidades de afrontamiento saludables

Todos nos sentimos ansiosos a veces y crecer no siempre es divertido y no siempre es un juego. Cuando los padres modelan estrategias saludables para manejar y afrontar el estrés y la ansiedad, los niños aprenden que pueden afrontar sus factores desencadenantes y estresantes de forma independiente.

  • Enséñele a respirar profundamente (adentro por cuatro, sostenido por cuatro, exhalado por cuatro)
  • Usa una aplicación de mindfulness para relajarte
  • Enseñar la relajación muscular progresiva para liberar la tensión muscular.
  • Salgan a caminar juntos todos los días
  • Fomentar el diario
  • Cree una caja de preocupaciones familiares para guardar las preocupaciones

La ansiedad puede afectar todo, desde la escuela y el trabajo hasta la salud física, las relaciones y más allá. Aprender a identificar sus factores desencadenantes y encontrar habilidades de afrontamiento que funcionen para usted no solo lo ayuda a manejar su ciclo de pensamientos ansiosos, sino que también les enseña a sus hijos que pueden aprender a lidiar con sus propios desencadenantes y superar los altibajos que ocurren naturalmente ellos crecen.

Última actualización: 26 de febrero de 2021

Deja un comentario