Cómo hablar con los adolescentes sobre el sexo y el acoso sexual

Cómo hablar con los adolescentes sobre el sexo y el acoso sexual

El acoso sexual puede parecer un problema que afecta a las mujeres adultas, pero las encuestas mundiales muestran que las mujeres jóvenes (de hecho, las jóvenes) no son ajenas a la atención no deseada. Según los resultados de la Encuesta internacional de Cornell sobre calle Acoso, El 85% de las mujeres en los Estados Unidos experimentó su primera instancia de acoso antes de los 17 años, y un asombroso 11.6% informó que la primera instancia de acoso ocurrió antes de los 11 años.

El acoso callejero puede producir ansiedad independientemente de la edad, pero el acoso sexual también puede ocurrir mucho más cerca de casa. De hecho, estudios recientes muestran que los estudiantes estadounidenses de secundaria y preparatoria enfrentan acoso sexual con regularidad.

A estudio realizado en la Universidad de Illinois siguió a 1.300 estudiantes de secundaria y preparatoria durante un período de cinco años para examinar los vínculos entre el acoso sexual y la intimidación. Casi la mitad (43%) de los estudiantes de secundaria informaron que fueron víctimas de acoso sexual verbal, incluidos comentarios, bromas o gestos sexuales, durante el año anterior. El 21% de los estudiantes encuestados informó haber sido tocado, agarrado o pellizcado de manera sexual, y el 18% dijo que sus compañeros los rozaban de manera sugerente. El 14% de los estudiantes del estudio informaron haber sido blanco de rumores sexuales.

en un encuesta Nacional de jóvenes de 18 a 25 años, Making Caring Common (MCC) descubrió que la misoginia y el acoso sexual parecen ser generalizados entre los jóvenes. Los resultados mostraron que el 87% de las mujeres encuestadas reportaron al menos uno de los siguientes en su vida: ser abucheadas, ser tocadas sin permiso por un extraño, ser insultadas con palabras sexualizadas por un hombre o una mujer, que un extraño les dijera algo sexual. y que un extraño los llame “calientes”.

La encuesta de MCC también encontró que el 76% de los encuestados nunca había tenido una conversación con sus padres sobre cómo evitar el acoso sexual a otros y la mayoría nunca había tenido una conversación con los padres sobre diversas formas de misoginia.

En pocas palabras: los adolescentes adultos jóvenes necesitan más información sobre el acoso sexual.

Definirlo

Los estudiantes de secundaria y preparatoria parecen estar insensibles al acoso sexual. Ya sea que no sepan que se están involucrando en ello o que no entienden las repercusiones emocionales para el individuo en el extremo receptor, la misoginia y el acoso florecen en los campus de las escuelas intermedias y secundarias.

El primer paso es proporcionar definiciones específicas y hablar abiertamente sobre las diversas formas de acoso y misoginia que los adolescentes pueden enfrentar en la escuela. Los adolescentes tienden a cerrarse cuando se sienten acusados ​​o sermoneados, pero abrir la discusión con una pregunta puede ayudar a moderar las emociones que rodean el tema.

Puntos de conversación para los padres:

  • El acoso sexual puede suceder tanto a niñas como a niños
  • Puede ser verbal o físico
  • Puede incluir comentarios, gestos, acciones o atención con la intención de herir o intimidar a otra persona.
  • Puede incluir el uso de tecnología para compartir mensajes, videos o imágenes.

¿Qué comportamientos cuentan como acoso sexual?

Es imperativo que los adolescentes entiendan que alguna La interacción (en línea o en persona) que los haga sentir incómodos o inseguros debe informarse a un adulto de confianza. Los siguientes comportamientos se consideran acoso sexual:

  • Chistes, comentarios o gestos sexuales
  • Difundir rumores sexuales (en persona o en línea)
  • Solicitar “desnudos” de otra persona
  • Escribir mensajes sexuales sobre una persona en lugares públicos.
  • Mostrar videos o imágenes inapropiados a alguien
  • Publicar comentarios, imágenes o videos sexuales en las redes sociales
  • Compartir imágenes o videos sexuales a través de mensajes de texto, correo electrónico u otras aplicaciones de mensajería.
  • Tocar, agarrar o pellizcar a alguien de manera sexual
  • Rozando a alguien de manera sexual
  • Sexting no deseado

Discutir las áreas grises

¿Qué pasa si el coqueteo incluye referencias a la intimidad? ¿Qué sucede si una persona parece disfrutar de las bromas un momento, pero luego cambia de opinión? ¿Qué pasa si tomarse de la mano o abrazarse es aceptable un día no bienvenido otro?

Las relaciones románticas pueden resultar confusas para los jóvenes. A medida que los adolescentes exploran nuevos tipos de relaciones, puede resultar difícil saber cómo se siente una pareja. Cuando los padres hablan abiertamente sobre la naturaleza de las relaciones románticas y cómo generar confianza con una pareja romántica, los adolescentes aprenden a evaluar las respuestas emocionales de sus parejas y a hacer preguntas específicas antes de seguir adelante en una relación.

Ayuda a entablar conversaciones frecuentes sobre las relaciones románticas. Pídale a sus adolescentes que consideren las siguientes preguntas:

  • ¿Cuál es la diferencia entre gustar y amar?
  • ¿La atracción siempre resulta en relaciones románticas?
  • ¿Qué pasa si una persona no le corresponde afecto?
  • ¿Cómo pueden dos personas generar confianza e intimidad?

Hablar de hablar bien

Cuando un grupo de compañeros usa frases como “golpea eso” y “caliente o no” o de alguna otra manera se involucra en una conversación misógina, puede ser muy difícil ser el que lo resista. Los comentarios sexuales a menudo se descartan como bromas o charlas en el vestuario. Cuando se descartan estos casos, los adolescentes internalizan el mensaje de que este tipo de conversación no es gran cosa. Esto los insensibiliza a los efectos emocionales muy dañinos de sus palabras y acciones.

Sin embargo, cuando los adolescentes adquieren el hábito de controlarse mutuamente, puede marcar la diferencia. Ayude a su adolescente a practicar las respuestas (usando un lenguaje con el que se sienta cómodo) para hacer frente a las conversaciones misóginas y al acoso sexual. Cuando los adolescentes actúan como defensores de sus comunidades, apoyan a sus compañeros y ayudan a crear un cambio cultural.

Paso

No ganarás ningún punto interesante para los padres al intervenir cuando la charla en el coche toma un giro misógino, pero no dejes pasar esos momentos de aprendizaje. Muchos adolescentes no comprenden cómo sus palabras y acciones afectan a los demás. Al intervenir con calma, los padres pueden ayudar a los adolescentes a aprender a pensar antes de hablar.

Establezca límites claros sobre qué tipo de lenguaje es aceptable en su hogar e intervenga cuando sea testigo de un lenguaje o comportamiento degradante. Los adolescentes deben rendir cuentas por sus palabras y acciones.

Evaluar los medios

Los adolescentes aprenden mucho de diversas formas de medios. Ya sean videos de YouTube, programas de televisión, películas o publicaciones en las redes sociales, los adolescentes consumen una variedad de mensajes en un día determinado.

Pregúnteles acerca de sus estrellas y canales favoritos de YouTube. Mire algunos videos para tener una idea de lo que están digiriendo. Evalúe los medios con ojo crítico para ayudar a sus adolescentes a ver cuán desenfrenado es el comportamiento misógino y tómese el tiempo para encontrar películas, programas y canales que resistan la misoginia y el acoso sexual.

El acoso sexual no es una conversación única con adolescentes y adultos jóvenes. Con conversaciones frecuentes e información específica, los estudiantes de secundaria y preparatoria pueden aprender a evitar involucrarse en el acoso sexual y cómo interactuar con sus compañeros de manera saludable y positiva.

Última actualización: 12 de agosto de 2020

Deja un comentario