Cómo el perfeccionismo alimenta la ansiedad en los adolescentes

Cómo el perfeccionismo alimenta la ansiedad en los adolescentes

Muchos adolescentes creen que cuanto mejor se desempeñen en la escuela, más éxito tendrán en la vida. De alguna manera, este pensamiento tiene sentido. Son recompensados ​​con buenas notas y puntuaciones altas. Se abren camino hacia cursos de honores y de colocación avanzada, y esas clases los preparan para la universidad. El problema, sin embargo, es que la búsqueda constante de la perfección tiende a ser contraproducente, especialmente con los adolescentes.

Realice una revisión rápida: ¿Es su hijo adolescente un perfeccionista?

Es perfectamente razonable que los adolescentes tengan altos estándares y trabajen duro para alcanzar sus metas personales. Sin embargo, el comportamiento disciplinado puede cruzar la línea del perfeccionismo cuando interfiere con el funcionamiento social, emocional y / o ocupacional. La idea de ser perfecto en realidad puede impedir que los adolescentes alcancen sus metas porque afecta su proceso de aprendizaje, tanto en clase como en el campo.

Vea estos síntomas comunes de perfeccionismo en los adolescentes:

• Insatisfecho con un estándar de trabajo que otros consideran aceptable (incluso excepcional)
• Procrastina hasta estar 100% seguro de qué hacer y / o cómo obtener una calificación alta en la tarea.
• Evita responder preguntas en clase por temor a equivocarse
• Aversión al riesgo
• Evita comenzar tareas por temor a que no las hagan “bien” o “bien”
• Se enfada mucho cuando las calificaciones son más bajas de lo previsto
• Tiene dificultades para hacer frente a los errores.
• Toma las críticas personalmente
• Funciona lentamente para evitar errores
• Se fija en la pulcritud y la apariencia del trabajo.
• Vuelve a empezar repetidamente para “hacerlo bien”.

Comprender que el perfeccionismo se alimenta y alimenta la ansiedad.
Desde afuera, puede parecer que su adolescente es vago o poco resistente, carece de ética de trabajo o simplemente no le importa; pero en el interior, un adolescente que lucha con el perfeccionismo puede estar librando una batalla diaria contra los nervios, la ansiedad y un miedo intenso al fracaso.

Lo más importante que debe recordar es que los adolescentes perfeccionistas en realidad son niños preocupados. Los pensamientos ansiosos están impulsando sus comportamientos perfeccionistas, y cuando los resultados no cumplen con las expectativas, experimentan una ansiedad aún mayor. Puede ser un ciclo difícil de romper.

Considere el papel de los factores externos.

No es ningún secreto que los adolescentes están sometidos a una presión cada vez mayor. La expectativa de tener éxito, tanto en lo académico como en las actividades extracurriculares, les genera una enorme cantidad de estrés. Rodeados de una evaluación constante y conscientes del valor que la sociedad otorga a los grandes triunfadores, los adolescentes a menudo no tienen más remedio que dejarse llevar por la perfección, a menudo en detrimento del proceso de aprendizaje.

Cuando los adolescentes se esfuerzan por lograr, se involucran en el proceso de aprendizaje. Cuando los adolescentes se esfuerzan por alcanzar la perfección, se quedan paralizados por el miedo a no estar a la altura de alguna manera. El perfeccionismo viene con duras consecuencias:

• Bajo rendimiento
• Incapacidad para concentrarse y terminar las tareas.
• Desórdenes de ansiedad
• Sentimientos de impotencia
• Depresión
• Aislamiento social.

Cómo alejar a su adolescente del perfeccionismo

Frenar el pensamiento perfeccionista requiere tiempo y práctica, y la terapia cognitivo-conductual es un gran recurso para ayudar a los adolescentes a aprender a replantear el pensamiento distorsionado y a aprender estrategias de adaptación adaptativas. A continuación, se muestran algunos pasos que puede seguir en casa con su hijo adolescente:

• Desafíe los pensamientos perfeccionistas: cuando los adolescentes aprenden a analizar los pensamientos ansiosos que impulsan su comportamiento, pueden replantear su pensamiento y crear diferentes resultados.
• Practique el diálogo interno: responder al centro de preocupaciones en el cerebro ayuda a los adolescentes a superar la ansiedad que se esconde debajo de la superficie. También les ayuda a volver a centrarse en lo positivo y a tomar el control de la situación.
• Concéntrese en el proceso de aprendizaje: los adolescentes deben aprender que el proceso de aprendizaje es mucho más valioso que la calificación en la parte superior de la página. Hable con su hijo adolescente sobre sus estilos de aprendizaje preferidos, qué se puede ganar con los errores y fracasos y cómo aplicar los nuevos conocimientos a situaciones futuras.
• Empatizar: los adolescentes escuchan mucho sobre lo que deben hacer y las expectativas que deben cumplir. Les ayuda a escuchar que su estrés y ansiedad son comprensibles y que usted recuerda esa necesidad de actuar. La comunicación abierta y honesta sobre las dificultades de la adolescencia ayuda a normalizar el proceso y libera a los adolescentes de la presión de tener éxito.

A veces, es natural que los adolescentes se vean atrapados en expectativas poco razonables. También es perfectamente apropiado para la edad que los adolescentes experimenten períodos de ansiedad. Sin embargo, si su adolescente experimenta ansiedad que interfiere con la vida diaria normal, incluidas las relaciones académicas y sociales, es importante obtener una evaluación de un profesional de la salud mental con licencia.

Última actualización: 26 de septiembre de 2018

Deja un comentario