Cómo criar a un adolescente que se autolesiona

Cómo criar a un adolescente que se autolesiona

Pocas cosas desencadenan una reacción de pánico más inmediata en los padres que descubrir que un niño se está autolesionando. Desafortunadamente, es bastante común y la reacción de los padres juega un papel importante en ayudar a los adolescentes en el proceso de recuperación.

Cortarse la piel es la forma más conocida de autolesión. Los adolescentes hacen esto usando sus uñas, hojas de afeitar, cuchillos o incluso tapas de bolígrafos. La autolesión también puede presentarse en forma de quemaduras, pellizcarse la piel, tirarse del cabello o incluso golpearse a sí mismo.

Los niños con ansiedad, depresión, trastornos alimentarios, trastorno límite de la personalidad y trastorno de estrés postraumático corren el riesgo de autolesionarse, pero también lo son los niños con antecedentes de trauma, negligencia o abuso.

Otros riesgos potenciales de autolesión incluyen los siguientes:

  • Baja autoestima
  • Sentirse rechazado o solo.
  • Sentirse inseguro en la escuela o en casa
  • Perfeccionismo
  • Conflictos frecuentes con amigos o familiares.
  • Comportamiento impulsivo
  • Tendencia a tomar riesgos nocivos para la salud (comportamientos que podrían resultar en daño físico).

¿Cómo sé si mi hijo adolescente se está autolesionando?

Los adolescentes que se autolesionan tienden a ser hábiles para ocultar su comportamiento a sus padres, amigos y otros adultos en sus vidas. Si bien algunos padres pueden notar cicatrices o marcas en los brazos, el torso o las piernas de un adolescente, muchas de las señales de alerta de autolesión tienden a ser sutiles.

El artículo continúa a continuación

¿Le preocupa que su hijo adolescente pueda estar sufriendo de un trastorno de salud mental?

Responda uno de nuestros cuestionarios de salud mental de 2 minutos para ver si podría beneficiarse de un diagnóstico y tratamiento adicionales.

Haga una prueba de salud mental

Si sospecha que su hijo adolescente puede ser susceptible de autolesionarse, esté atento a estos signos:

  • Cicatrices de aspecto sospechoso
  • Heridas que no cicatrizan o empeoran con el tiempo.
  • Aislamiento
  • Hablar de autolesiones (pueden mencionar a compañeros que se autolesionan)
  • Recolectando objetos punzantes
  • Comportamiento reservado
  • Usar mangas largas y / o pantalones largos en climas cálidos
  • Evitando actividades sociales
  • Llevando muchos vendajes
  • Evitar deportes u otras actividades en las que puedan tener que cambiarse de ropa delante de otras personas.

¿Qué desencadena el comportamiento de autolesión en los adolescentes?

Una parte importante de ayudar a los adolescentes a recuperarse de las autolesiones es comprender por qué lo hacen en primer lugar. No hay una respuesta simple a esta pregunta pero, en general, algunos adolescentes usan la autolesión para aliviar la tensión estimulando las endorfinas, mientras que otros usan la autolesión para sentir dolor físico en lugar de entumecimiento emocional. El estrés y la presión, la ansiedad y la depresión están asociados con la autolesión en la adolescencia.

Otros sentimientos que desencadenan el impulso de autolesionarse pueden incluir:

  • Ira
  • Tristeza
  • Rechazo de compañeros o adultos
  • Soledad
  • Irritabilidad
  • Problemas sociales
  • Discordia familiar
  • Uso de las redes sociales, incluidos videos y fotos que muestran a otros niños cortándose para lidiar con el dolor emocional

Tu reacción importa

Es perfectamente natural sentirse preocupado, abrumado o incluso enojado si descubre que su adolescente está usando la autolesión para lidiar con las emociones. Es posible que sienta la necesidad de decir algo como: “¿Cómo pudiste hacerte esto a ti mismo?” o “¡Deja de hacer esto ahora mismo!” Es importante recordar que la mayoría de los adolescentes que se autolesionan tienen tanto miedo de su comportamiento como usted. Muchos sienten culpa, vergüenza y un profundo remordimiento después de autolesionarse.

Es importante mantener la calma y participar en una comunicación abierta y honesta sin juzgar. Las críticas rápidas y las reacciones exageradas probablemente harán que su adolescente se cierre y se aísle. En su lugar, haga preguntas abiertas sobre cómo se siente su adolescente y qué contribuye al comportamiento y asegúrese de hacerle saber a su adolescente que usted está allí para escucharlo.

Consigue ayuda

Si su hijo adolescente se está autolesionando, necesita ayuda profesional. Aunque la autolesión generalmente no se considera de naturaleza suicida, existe un riesgo elevado de comportamiento suicida para los adolescentes que se autolesionan.

Si hay un trastorno de salud mental subyacente, como ansiedad o depresión, se pueden recetar medicamentos. Un buen primer paso es obtener una evaluación integral por parte de un psiquiatra de adolescentes que se especialice en trastornos de ansiedad y depresión. Si el comportamiento de autolesión de su adolescente es elevado y potencialmente mortal, puede ser necesaria la hospitalización.

La psicoterapia ayuda a los adolescentes a trabajar a través de los factores desencadenantes que contribuyen a los patrones de pensamiento negativos y a aprender habilidades de afrontamiento positivas para usar en lugar de participar en conductas de autolesión. Busque una evaluación de un profesional de salud mental con licencia que trate a adolescentes y tenga experiencia en ayudar a los adolescentes que se autolesionan. Las opciones de tratamiento pueden incluir:

  • Terapia familiar para explorar los factores desencadenantes en el hogar y cómo los padres y los adolescentes pueden mejorar los patrones de comunicación y ayudar a desarrollar mejores habilidades de afrontamiento para lidiar con el estrés en el hogar.
  • Terapia cognitivo-conductual (TCC) para desafiar los pensamientos negativos y angustiantes, reconocer el patrón de pensamiento negativo y aprender estrategias de reemplazo.
  • Terapia de comportamiento dialéctico (DBT) para aprender a tolerar emociones incómodas, aprender a regular los sentimientos de ansiedad, rechazo, ira y miedo, y aprender habilidades de afrontamiento positivas.

Brindar apoyo emocional

Los adolescentes necesitan apoyo incondicional a medida que aprenden a reemplazar las estrategias de afrontamiento desadaptativas por otras adaptativas y superan su dolor emocional. Romper el ciclo no es fácil y los adolescentes necesitan empatía y compasión durante el proceso de recuperación.

  • Tómese el tiempo para conectarse con su hijo adolescente 1 a 1
  • Si su hijo tiene un horario ocupado y con mucha presión, busque formas de reducir la velocidad y reducir los compromisos.
  • Anime a su adolescente a conectarse con amigos positivos y comprensivos
  • Practiquen actividades relajantes juntos (salir a caminar, escribir un diario, dibujar, usar una aplicación de atención plena)
  • Hacer ejercicio juntos
  • Ayude a su adolescente a crear una lista de personas a las que llamar o enviar mensajes de texto cuando se sienta abrumado
  • Reconozca el dolor de su adolescente y valide sus emociones.
  • Tenga paciencia, tomará tiempo romper el ciclo
  • Comuníquese con el consejero escolar para que lo ayude con las adaptaciones en la escuela.

Con una identificación temprana, apoyo profesional y entornos de apoyo en el hogar y la escuela, los adolescentes pueden aprender a usar estrategias positivas para hacer frente a emociones negativas complejas y superar sus factores desencadenantes.

Última actualización: 24 de septiembre de 2018

Deja un comentario