Cómo concentrarse en la tarea y organizarse en el lugar de trabajo

Cómo concentrarse en la tarea y organizarse en el lugar de trabajo

Los adultos con trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH) enfrentan muchos desafíos en el lugar de trabajo. Seguir instrucciones, permanecer concentrado en la tarea, completar proyectos y organizar tareas son solo algunos de los problemas que pueden surgir en el trabajo, pero lidiar con largas reuniones de negocios puede ser un tema particularmente desafiante.

El TDAH a menudo se diagnostica durante los años de la escuela primaria, pero los estudios muestran que el 60% de los niños diagnosticados con TDAH todavía presentan síntomas en la edad adulta, y alrededor del 2.5% de los adultos son diagnosticados con TDAH.

El TDAH puede ser difícil de diagnosticar en la edad adulta. De hecho, el requisito de que se presenten varios síntomas antes de los 12 años transmite la importancia de la presentación clínica durante la infancia. Si bien el recuerdo de los adultos de los síntomas de la infancia a menudo se considera poco confiable en el entorno clínico (se necesita información complementaria, es decir, boletas de calificaciones antiguas o informes familiares), la investigación actual sugiere que el TDAH puede manifestarse en la edad adulta con o sin un diagnóstico infantil previo.

En la mayoría de las personas, los síntomas del TDAH cambian de curso durante la adolescencia y la edad adulta. Con ese fin, es útil comprender cómo se manifiesta el TDAH en la edad adulta.

El artículo continúa a continuación

¿Preocupado por el TDAH?

Responda nuestro cuestionario de 2 minutos sobre el trastorno por déficit de atención con hiperactividad para ver si puede beneficiarse de un diagnóstico y tratamiento adicionales.

Realice el cuestionario sobre el TDAH

Síntomas del TDAH en adultos

La característica definitoria del TDAH es un patrón persistente o falta de atención y / o hiperactividad-impulsividad que interfieren con el funcionamiento (en más de un área) durante un período de al menos seis meses. Para los adultos, los síntomas del TDAH pueden incluir:
• No prestar mucha atención a los detalles
• Dificultad para recordar información
• Dificultad para seguir instrucciones
• Dificultad para concentrarse o permanecer en la tarea
• Luchando para organizar las tareas.
• Dificultad para completar el trabajo a tiempo
• Tardanza y olvido crónicos
• Intrusión social: interrupciones frecuentes o toma de decisiones importantes sin consultar a otros
• Hiperenfoque: enfoque intenso en cosas de interés (es decir, compras en línea, videojuegos) o tareas que son gratificantes o estimulantes
• Comportamiento temerario
• Planificación deficiente
• Se estresa fácilmente
• temperamento explosivo
• Dificultad para quedarse quieto
• Hablar en exceso
• aburrirse fácilmente

Riesgos asociados con el TDAH en adultos

Los adultos diagnosticados con TDAH tienen menores niveles de empleo y sufren de un bajo rendimiento laboral debido a sus síntomas. El TDAH en adultos también pone a las personas en riesgo de sufrir más accidentes de tráfico, pérdida del trabajo y abuso de sustancias.

Estrategias para concentrarse en la tarea durante las reuniones de negocios

Las reuniones de negocios son solo un ejemplo de una situación en el trabajo que puede ser desafiante si tiene TDAH. Una reunión larga es una receta para la distracción, pero hay formas de mitigar los síntomas del TDAH que pueden surgir en estos entornos y ayudar a los adultos con TDAH a concentrarse en sus tareas.

Elija su asiento con cuidado.
Es importante llegar temprano a las reuniones para asegurar un asiento lejos de las distracciones. Trate de elegir un asiento cerca del orador (o de la persona que dirige la reunión) para que su enfoque y atención permanezcan en el tema de la reunión. Manténgase de espaldas a las ventanas para reducir la distracción y evite sentarse cerca de puertas en caso de interrupciones.

Prepárate con anticipación.
Si se proporcionan materiales antes de la reunión, asegúrese de leerlos detenidamente y tomar notas sobre cualquier pregunta que pueda tener o ideas que desee compartir. Si se prepara con anticipación, puede evitar el riesgo de comentarios impulsivos o interrupciones.

En el caso de que los materiales no estén disponibles con anticipación, consulte con sus colegas para discutir el tema de la reunión y repasar algunas ideas para organizar sus pensamientos.

Haga algo de ejercicio antes de la reunión.
La actividad física despierta el cerebro y mejora la concentración. No es necesario programar una sesión completa de gimnasio para aprovechar los beneficios de la actividad física. Una caminata rápida arriba y abajo de las escaleras más cercanas unas cuantas veces o unas vueltas alrededor del edificio será suficiente.

Come algo de proteína.
La proteína ayuda a equilibrar el nivel de azúcar en sangre y a concentrarse. Coma un bocadillo rico en proteínas antes de la reunión para estimular su cerebro. Tenga a mano paquetes de bocadillos de nueces crudas para comer sobre la marcha. El pollo magro y el pavo también son buenas opciones. Las proteínas en polvo pueden funcionar en caso de apuro, pero lea las etiquetas con atención: desea evitar el azúcar.

Mantenga un juguete inquieto en su bolsillo.
Una pequeña bola antiestrés en el bolsillo es una excelente manera de lidiar con la necesidad de moverse y estar inquieto durante la reunión. Intentar suprimir la necesidad de moverse puede intensificar la sensación. Mantener los juguetes inquietos a mano satisface la necesidad sin interrumpir la reunión.

Considere tomar notas.
La toma de notas funciona para algunas personas con TDAH, pero no para otras. Por un lado, tomar notas puede ayudarlo a concentrarse. Por otro lado, podría terminar concentrándose demasiado en las notas y perder el enfoque en la reunión.

Consiga apoyo.
Un colega de apoyo puede ser de gran ayuda cuando se trata de mantenerse enfocado y dar seguimiento a los temas discutidos en la reunión. Desarrolle una señal secreta que su colega pueda usar para ayudarlo a llamar su atención si su mente divaga. Programe un tiempo para reunirse con ese colega después de la reunión para un resumen rápido y para discutir cualquier pregunta pendiente.

Lo mejor que puede hacer es identificar y realizar un seguimiento de sus propios síntomas. Cuando conozca sus desencadenantes específicos y cómo responde su cerebro a reuniones prolongadas, puede implementar las estrategias que mejor funcionen para usted.

Fuentes de artículos

Última actualización: 10 de enero de 2020

Deja un comentario