Ayúdelos a afrontar los síntomas

Ayúdelos a afrontar los síntomas

El trastorno de ansiedad social (fobia social) no es simplemente el miedo a hacer amigos o interactuar con ellos. En realidad, se caracteriza por un miedo intenso a las situaciones sociales en las que el niño puede ser juzgado o escudriñado por otros.

Los niños con trastorno de ansiedad social experimentan sentimientos intensos de ansiedad por una serie de desencadenantes diferentes que incluyen hablar frente a otros, leer en voz alta, miedo a ser evaluados por otros, miedo a ofender a otros, miedo a la vergüenza y miedo a conversar con personas desconocidas. Los niños con trastorno de ansiedad social se preocupan en muchas situaciones sociales (escuela, equipos, citas para jugar, clases de enriquecimiento e incluso reuniones familiares).

El trastorno de ansiedad social puede causar una angustia significativa a los niños y tiene un efecto negativo en el rendimiento académico, las relaciones sociales, la confianza en uno mismo y otras áreas del funcionamiento. Es probable que los niños con trastorno de ansiedad social eviten participar en actividades como deportes u otras actividades grupales con sus compañeros por temor al escrutinio negativo o la vergüenza.

Los padres pueden ayudar a los niños con trastorno de ansiedad social entendiendo la naturaleza de la enfermedad y enseñándoles cómo afrontar sus síntomas.

El artículo continúa a continuación

¿Sufre de ansiedad?

Responda nuestro cuestionario de ansiedad de 2 minutos para ver si puede beneficiarse de un diagnóstico y tratamiento adicionales.

Haga el cuestionario de ansiedad

Los síntomas del trastorno de ansiedad social

La edad media de aparición del trastorno de ansiedad social es de 13 años y el 75% tiene una edad de aparición entre los 8 y los 15 años. El trastorno puede surgir de una historia infantil de inhibición social o timidez, pero también puede desencadenarse por una experiencia traumática, incluida la intimidación.1 Aproximadamente 15 millones de estadounidenses sufren de trastorno de ansiedad social. 2

La característica definitoria del trastorno de ansiedad social incluye miedo o ansiedad marcados sobre una o más situaciones sociales en las que la persona podría estar sujeta a un posible escrutinio por parte de otros. Los ejemplos incluyen interacciones sociales, ser observado por otros y actuar frente a otros. 3

Otros síntomas del trastorno de ansiedad social incluyen los siguientes:

  • La persona siente que actuará de una manera o mostrará síntomas de ansiedad que serán evaluados negativamente.
  • Las situaciones sociales siempre desencadenan miedo o ansiedad (en los niños esto puede manifestarse como rabietas, aferrarse, llorar, congelarse o no hablar)
  • Las situaciones sociales se evitan o soportan con intensos sentimientos de miedo y ansiedad.
  • El miedo o la ansiedad no guardan proporción con la amenaza real.
  • El miedo, la ansiedad y la evitación duran 6 meses o más.
  • Causa angustia clínicamente significativa en las áreas social, ocupacional (escuela) u otras áreas de funcionamiento
  • Miedo a los eventos sociales que pueden ocurrir con semanas de anticipación.
  • Apego excesivo a personas conocidas
  • Rabietas ante situaciones sociales que provocan ansiedad
  • Culpar a otros por los fracasos sociales percibidos
  • Síntomas físicos: rubor, corazón acelerado, voz temblorosa, temblores, náuseas, dificultad para hablar

Cómo ayudar a su hijo a sobrellevar el trastorno de ansiedad social

El mejor primer paso para ayudar a su hijo a afrontarlo es nombrarlo. Los niños con trastorno de ansiedad social saben que se sienten temerosos y ansiosos en situaciones sociales, pero no siempre saben por qué. Ayudarlos a conectar los puntos entre las respuestas emocionales, los síntomas físicos y los desencadenantes es un primer paso importante para aprender a sobrellevar la situación. Educar a su hijo sobre las formas en que la ansiedad afecta el pensamiento y el comportamiento es una lección poderosa para aprender a superar las emociones negativas.

– Enseñar estrategias de relajación.

Los niños necesitan aprender una variedad de herramientas para usar cuando se sienten ansiosos y abrumados. Es casi imposible usar estrategias de afrontamiento adaptativas cuando se enfrenta a síntomas físicos intensos de ansiedad, por lo que el primer paso es trabajar para aprender a calmar la respuesta ansiosa.

  • La respiración profunda es la mejor manera de calmar la frecuencia cardíaca rápida, la respiración superficial y la sensación de mareo. Enséñele a su hijo a visualizar inflar un globo mientras activa el diafragma en la respiración profunda. Cuente a su hijo para ayudar a ralentizar la respiración (4 adentro, 4 aguantando, 4 afuera).
  • Imágenes guiadas: su hijo puede tener una aventura relajante en su mente mientras respira profundamente. Cuente una historia rápida en voz baja y uniforme para ayudar a su hijo a encontrar su centro.
  • Relajación muscular progresiva: los niños ansiosos tienden a tensar los músculos cuando están bajo estrés. Enséñele a su hijo a relajar los músculos y liberar la tensión comenzando por las manos y los brazos. Cierre el puño y manténgalo apretado durante cinco segundos, luego suelte lentamente. Continúe con los brazos, el cuello y los hombros, y los pies y las piernas.

– Enseñar reencuadre cognitivo

Los niños con trastorno de ansiedad social a menudo se sienten abrumados por creencias negativas que refuerzan sus pensamientos ansiosos. Sus creencias tienden a caer en las siguientes categorías:

  • Asumiendo el peor de los casos
  • Creer que los demás los ven a través de una lente negativa.
  • Reaccionar exageradamente
  • Personalización

Enséñele a su hijo a reconocer los pensamientos negativos y reemplazarlos por positivos. Si su hijo tiende a decir cosas como: “Mi maestro cree que soy estúpido porque soy malo leyendo”, ayúdelo a reconocer el pensamiento negativo, anótelo en la realidad (el trabajo de un maestro es ayuda los niños aprenden a no juzgarlos por lo que ya saben) y lo reemplazan con un pensamiento positivo (“Me cuesta leer, pero mi maestro me ayudará a mejorar”).

– Enseñar habilidades para la resolución de problemas.

Los niños con trastornos de ansiedad social tienden a convertirse en maestros de la evitación. Hacen lo que pueden para evitar involucrarse en situaciones que les causan mayor ansiedad. Si bien esto puede parecer el camino de menor resistencia, en realidad puede empeorar la ansiedad social con el tiempo.

Enséñele a su hijo a superar los sentimientos de miedo y ansiedad desarrollando habilidades para resolver problemas. Si un niño teme hablar en público, por ejemplo, puede aprender a practicar varias veces en casa frente a un espejo, pedirle a alguien que lo grabe en video y lo mire, encuentre la cara amiga en la habitación y haga contacto visual, y use la respiración profunda. para calmar los sentimientos de ansiedad.

Ayude a su hijo a identificar sus factores desencadenantes y a pensar en estrategias potenciales de resolución de problemas para resolver esos desencadenantes.

– Trabajar en habilidades de amistad

Si bien no puede hacer amigos para su hijo, puede ayudarlo a practicar las habilidades de la amistad. Practique estas habilidades usando juegos de roles y modelos para ayudar a su hijo a sentirse a gusto con sus compañeros:

  • Saludos
  • Entrar y salir de grupos
  • Iniciadores de conversación
  • Escuchar y responder
  • Hacer preguntas de seguimiento / hacer declaraciones de seguimiento

Busque ayuda profesional

Si el trastorno de ansiedad social afecta negativamente la capacidad de su hijo para asistir a la escuela, socializar con sus compañeros dentro o fuera de la escuela, o afecta otras áreas de funcionamiento, es hora de buscar una evaluación de un profesional de salud mental autorizado. La buena noticia es que el trastorno de ansiedad social es muy tratable y los niños pueden aprender a lidiar con sus síntomas e implementar estrategias que funcionen en una amplia variedad de entornos.

Fuentes de artículos

Última actualización: 7 de mayo de 2021

Deja un comentario