Abuso de medicamentos recetados: opciones de prevención y tratamiento

Abuso de medicamentos recetados: opciones de prevención y tratamiento

Cuando usa un medicamento recetado de una manera diferente a la indicada por el médico que prescribe, entonces está abusando de ese medicamento. Este mal uso puede convertirse fácilmente en una adicción con efectos negativos. Las personas abusan de los medicamentos recetados por muchas razones. Algunos de estos incluyen presión social, experimentar con efectos, aliviar el estrés, sentirse drogado o aumentar el estado de alerta o la concentración para el trabajo y la escuela. Debido a que estas drogas activan el centro de recompensa del cerebro, puede volverse adicto a ellas y continuar usándolas incluso si las consecuencias para su vida son graves.

Los tipos de medicamentos que la gente suele abusar incluyen analgésicos, estimulantes y sedantes. De hecho, los medicamentos recetados, después de la marihuana y el alcohol, son las sustancias de abuso más común en los Estados Unidos. Se estima que 52 millones de personas han tomado medicamentos recetados por razones no médicas al menos una vez.

Todos somos susceptibles, pero el abuso de medicamentos recetados es particularmente común entre los jóvenes. Los riesgos también incluyen tener una enfermedad mental, tener problemas de abuso de sustancias pasados ​​o presentes, estar expuesto a la presión de los compañeros y tener acceso a medicamentos recetados. Aunque los jóvenes tienden a abusar con más frecuencia, las personas mayores que toman múltiples medicamentos también están en riesgo.

Medicamentos recetados de los que se abusa habitualmente

Opioides (analgésicos) como oxicodona (Oxycontin) e hidrocodona (Vicodin).

  • Si una persona abusa de los opioides, puede experimentar sudoración, confusión, respiración lenta, presión arterial más baja, mala coordinación y depresión. Una persona que abusa de los opioides corre el riesgo de asfixia, presión arterial y frecuencia respiratoria peligrosamente baja e incluso podría caer en coma.

Medicamentos ansiolíticos y sedantes utilizados para tratar la ansiedad y los trastornos del sueño, como alprazolam (Xanax) o zolpidem (Ambien).

  • Si una persona abusa de los sedantes, puede experimentar inquietud, latidos cardíacos irregulares, insomnio, presión arterial alta, irritabilidad y pérdida de peso. Una persona corre el riesgo de perder la memoria y una sobredosis puede provocar un coma o la muerte.

Estimulantes utilizados para tratar el TDAH y los trastornos del sueño como el metilfenidato (Ritalin)

  • Si una persona abusa de estos medicamentos, puede experimentar mareos, falta de juicio, falta de equilibrio, somnolencia y movimientos oculares rápidos. Una persona corre el riesgo de tener problemas cardíacos, convulsiones, paranoia y alucinaciones.

Otros síntomas del abuso de medicamentos recetados pueden incluir:

  • Obtener recetas de varios médicos
  • Cambios en los patrones de sueño o alimentación.
  • Fingir extraviar recetas
  • Cambios repentinos de humor
  • Parecer drogado o sedado

Las consecuencias del abuso de medicamentos recetados, además de los síntomas físicos, incluyen el uso de drogas ilegales, accidentes automovilísticos, acciones delictivas, disminución del rendimiento en la escuela y el trabajo, problemas de relación y otras instancias de falta de juicio.

Prevención del abuso de medicamentos recetados

Para reducir el riesgo de abuso de medicamentos recetados, siga las instrucciones de su medicamento. Nunca cambie la dosis sin consultar con su médico. También tome medidas para comprender su medicación. Debe saber qué efectos esperar y cuáles serían anormales. Asegúrese de tomar solo su medicamento. Nunca use el medicamento de otra persona, incluso si tiene condiciones médicas similares. Siempre que le receten un medicamento, debe comunicarse con su médico. Él o ella debe conocer sus síntomas y qué otros medicamentos está tomando para asegurarse de que le receten lo mejor para usted. También asegúrese de limitar el acceso a recetas para niños y adolescentes. Si su hijo está tomando medicamentos, debe saber que no está bien compartirlos con otros o tomarlos sin su supervisión. También debe hablar con ellos sobre los peligros de abusar de la medicación.

Opciones de tratamiento

La psicoterapia, o terapia de conversación, es una parte importante del tratamiento por abuso de medicamentos recetados. La terapia puede abordar problemas de salud mental y relaciones que contribuyeron a la adicción. También proporciona psicoeducación sobre la adicción y cómo evitar que vuelva a ocurrir. Su médico o un profesional de la salud mental también pueden recomendar grupos de apoyo de pares, que pueden ser un recurso valioso para quienes luchan contra la adicción. Otros apoyos incluyen amigos y familiares, organizaciones religiosas o iglesias y programas de asistencia para empleados.

Al desintoxicarse de los medicamentos recetados, debe consultar con un médico. Los efectos secundarios de la abstinencia pueden ser graves y no se pasan por alto. A veces, se pueden usar medicamentos para reducir los síntomas, como la buprenorfina para la abstinencia de opioides. Incluso si no necesita medicamentos para los retiros, es importante consultar con el médico para realizar un seguimiento de los síntomas y asegurarse de que está durmiendo y nutriéndose adecuadamente.

Recuerde, tiene un problema de abuso de medicamentos recetados, no dude en hablar con su médico. Es posible que se sienta avergonzado, pero ellos están allí para ayudarlo, y cuanto antes pueda resolver el problema, más podrá prevenir consecuencias graves. Antes de su cita, haga una lista de todos los medicamentos que toma, sus síntomas y factores estresantes clave en su vida.

¿Qué pasos puede tomar hoy para prevenir y abordar el abuso de medicamentos recetados? Nunca estás solo y el primer paso comienza con pedir ayuda.

Última actualización: 14 de mayo de 2021

Deja un comentario