Percepciones sobre la violencia de género

Print Friendly, PDF & Email
0
0
0
s2sdefault

Los resultados sobre la percepción de violencia machista entre los y las jóvenes son bastante llamativos:

Prácticamente la mitad de los y las jóvenes (49%) afirma que la violencia machista en España ha aumentado “algo” o “mucho” en los últimos años. Esta percepción varía significativamente por género; entre las mujeres este porcentaje sube hasta el 59,2% pero desciende hasta el 39,2% entre los hombres. Además, de las mujeres de edades más altas, son más sensibles a esta cuestión, quienes que se autocalifican como de clase media-baja y residentes en entornos poblacionales medios o pequeños.

 

Los episodios de violencia de género son atribuidos por los y las jóvenes a varios factores, principalmente cinco, muy similares en potencia explicativa del fenómeno:

  • Llama la atención que el factor que se considera más importante en la violencia de género sea achacable a elementos externos, como el consumo de sustancias: El consumo de alcohol y otras drogas (39,7%). O a la inhibición de la mujer, como la “falta de denuncias de las mujeres” (39,6%), mucho más presente como argumento entre ellas.
  • El convencimiento en la necesidad de la educación como medio de lucha contra este fenómeno está bastante presente entre los y las jóvenes, pues el 36,2% justifica la violencia por la “falta de educación”.

Para finalizar, estarían presentes, como razones de la violencia, la poca madurez para asumir las rupturas sentimentales (33,1%) o críticas al sistema judicial o legislativo (“la impunidad de los infractores”, con el 26%).

Esta percepción sobre el alcance de la violencia de género correlaciona con lo que ocurre en la vida cotidiana de los y las entrevistados, según sus propias declaraciones:

Casi la mitad de las mujeres han sido testigo o conocido en su círculo cercano de familia y amigos actos de violencia de género, destacando la “revisión del móvil por parte de la pareja” (lo menciona el 48,8% de las mujeres), las “amenazas o insultos empleando internet o móvil”(50,9%) o actos coercitivos, como “controlar todo lo que hace” (48,5%) “obligarle a hacer cosas que no quiere con amenazas” (44,4%) “decirle con quien puede hablar o ir”(44,9%), “tratar de que no vea a sus amigos” (40,2%). Incluso un 44% de las mujeres declaran haber presenciado o tener conocimiento de agresiones físicas hacia otras mujeres de su entorno. De nuevo, el nivel de declaración de actos se incrementa entre aquellos que se autocalifican como de clase media-baja.

Los porcentajes de mujeres que han sufrido directamente algún acto de violencia son muy significativos. El 39% de mujeres consultadas declaran al menos uno. Entre los más mencionados:

Un 27,5% de las mujeres declara haber sufrido que su pareja le revise el móvil, siendo este acto el más mencionado.

Con porcentajes cercanos al 20% de menciones, se sitúan: “controlar todo lo que hace” (21,5%) o “controlar dónde está permanentemente”, sufrir humillaciones o insultos (22,7%) , acoso por teléfono o internet (20%), relaciones sexuales forzadas (21,2%), decirle con quien debe o no ir (19%).

Preguntados los y las jóvenes si ellos mismos habían ejercido algún tipo de violencia, el porcentaje de entrevistados que declara algún acto es relativamente bajo. Pero llaman la atención poderosamente algunos datos, por ejemplo, que un 18% de las mujeres declaran haber revisado el móvil de su pareja (vs el 13% de los hombres), siendo el resto de menciones de actos de violencia de género inferiores al 10%.

Es indiscutible que pese a estas cifras, los y las jóvenes de forma mayoritaria expresan un fuerte rechazo a los episodios de violencia de género. Ninguna situación es aceptable, en similares porcentajes para hombres como para mujeres (aunque algo superior el rechazo entre ellas).

 

 

Print Friendly, PDF & Email